¿Quieres liderar tu maternidad?

Estas cansada. No puedes con tus hijos. Gritos, amenazas y castigos se suceden en casa día tras día como una dinámica general.

Has leído libros, has ido a charlas y pones en práctica lo que dicen pero no pareces conseguir nada o muy poco lo que te propones, ¿Te suena? Tranquila. Nada está perdido. Yo he estado donde estás tu. A veces sigo estando en ese lugar, pero gracias a las herramientas que he ido desarrollando, es un lugar que frecuento poco.

Hay mucha formación en la red al respecto de la crianza respetuosa, la educación positiva, educar sin gritos ni castigos… y seguramente conoces blogs que dan consejos al respecto, entonces,

¿Qué tiene de nuevo Educación en Positivo?

Educación en Positivo es un método ÚNICO y EXCLUSIVO desarrollado desde la experiencia y combinando elementos de Coaching, crianza con apego, comunicación respetuosa, Pnl (programación neurolingüística)… que me permiten ofrecerte un método de Convivencia y gestión de emociones distinto y único que tiene en cuenta al niño, pero también tu bienestar y tu liderazgo como madre.

Por mi experiencia, sucede que nos centramos en el niño como recibidor, como el que importa en la crianza, y nos olvidamos de nuestro papel como padres, de trabajar no solo nuestro presente sino nuestro pasado, nuestra niñez y nuestro niño interior, para educar así desde el Adulto equilibrado y respetado que queremos ser.

Esta es la razón de que en mi método no haya un único centro sino que se busca el equilibrio entre el bienestar del niño como primer paso acompañado de un trabajo interior que EMPODERA la figura de la madre como LIDER de esa relación.

Principios del método

Cuídate para cuidar

El autocuidado es la primera premisa del método. Adultos que cuidan de sí mismos, de sus necesidades y sus emociones, serán ejemplo para niños que aprenderán a cuidar sus emociones y necesidades.

El primer principio hace hincapié en la necesidad de que los adultos que guían y conviven con los niños deben aprender a cuidar de su estado emocional, mental y físico para estar en un estado equilibrado que promueva las relaciones emocionales que buscamos.

Es necesario buscar el equilibrio entre el cuidado propio y del otro para que la relación entre ambos se de desde el Amor y el deseo de bienestar

No hay madres perfectas, hay madres con recursos

Las madres perfectas son una idealización de nuestra mente promovida por imágenes de los medios que nos llevan a la exigencia por alcanzar un modelo que ni siquiera tenemos la certeza de que sea real.

El método Educación en Positivo propone madres y padres con recursos educativos para la resolución de situaciones, madres y padres capaces con una mochila llena de herramientas para la gestión emocional. Madres y padres reales, que se equivocan y asumen errores, que no tienen miedo a fallar y que convierten los errores en aprendizaje.

Responsabilidad si culpabilidad no

Vivimos en un mundo lleno de culpa. Nos culpamos por ser Malas Madres, por no tener tiempo para nuestros hijos, por no tener timpo para nosotras, para nuestra pareja, por no tener tiempo de ser… El proceso de maternidad y educación está lleno de culpa. Y nos anclamos y fustigamos por una culpa que nos amenaza constantemente y que nos posiciona en un lugar de culpador que busca un culpable.

El método Educación en Positivo ofrece una alternativa a través de la Responsabilidad. Responsabilidad compartida entre todos los miembros de la familia, cada uno a su nivel y para diferentes ámbitos, responsabilidad que me lleva a llegar a acuerdos, a aceptar al otro como creador de las situaciones al igual que yo.

La responsabilidad es la alternativa a los castigos, educando así en la reparación del daño y las consecuencias y no en premios y castigos

Amor y firmeza a partes iguales

Los límites son necesarios. Es bueno y necesario poner límites porque nos protegen, nos dan un marco de referencia seguro. El método Educación en Positivo propone límites desde el amor, desde una posición de adulto responsable, evitando así situaciones de crecimiento en la escala de castigos o premios que nos pueden llevar en un futuro a no saber cómo manejar escenarios más complejos con niños más mayores.

Siempre mejor en positivo

Si el método es Educación en Positivo, estaba claro que uno de los principios debía ser la Positivización. La Positivización es la capacidad de ver “el lado positivo de las cosas”. Si. No se trata de que todo lo que nos ocurra sea bueno o nos agrade pero si de ver qué enseñanza positiva podemos obtener de ello. La positivización es una actitud, una manera de enfocar las situaciones, con la que, aunque nos ocurran sucesos desagradables, siempre tengamos en mente que podemos aprender de ello y cambiar aquello que no nos gusta.

Disfruta y diviértete. Educar es hacer brillar la luz interior

Educar no debe ser una tarea que nos lleve a la frustración y el enfado constantemente. La infancia es la etapa más importante de nuestra vida y lo que ocurra en ella quedará marcado en nuestra memoria y nuestra personalidad de modo que, ¿por qué  no hacer de esta tarea un camino en el que disfrutar y reírnos el mayor tiempo posible? El humor es uno de los recursos más valiosos en la educación, aprende a utilizarlo. Los niños son grandes maestros que han venido a nuestra vida a reencontrarnos con nuestro niño interior, con nuestros anhelos y deseos, ¿por qué no volver a ser Peter Pan alguna vez?

Utiliza la magia. Somos los creadores de nuestra realidad, no lo olvides

Hay en educación una teoría, El efecto Pigmalión, que te recomiendo que leas (puedes leer un artículo mío aquí). Somos nosotros quienes decidimos quienes son nuestros hijos, de modo que, utilicemos nuestro poder como los grandes magos, para iluminar lo que llevan dentro, para crear seres maravillosos, con valores positivos.

Está en tu mano creer que tu hijo es la mejor persona que podría ser